Abuso y Maltrato en la Vejez

El maltrato a las personas mayores ha sido reconocido internacionalmente como un problema importante de salud pública y de derechos humanos, que provoca consecuencias graves y, en ocasiones, a largo plazo.

Se define como un acto único o repetido que causa daño y/o sufrimiento a una persona mayor, el cual puede darse en una relación cercana, de supuesta confianza.

Quienes han recibido maltrato y abuso constantemente, han desarrollado en algunos casos trastornos psicológicos, dolores musculoesqueléticos, ideas suicidas, ansiedad, incontinencia y síntomas gastrointestinales, así como un aumento de las limitaciones físicas y mentales.

El maltrato puede ocurrir en el ámbito familiar y en instituciones de salud y atención.

Es un problema presente en todos los niveles socioeconómicos, pero con mayor incidencia en poblaciones vulnerables debido a una discapacidad física, cognitiva y/o con trastorno psicosocial, como quienes viven con Alzheimer.

Los motivos detrás de un agresor suelen ser enfermedades mentales, abuso de sustancias y alcohol, dependencia económica, dinámica familiar y estrés del cuidador, entre otros. Además, los casos de maltrato pueden aumentar a nivel social por ciertos factores como la ubicación geográfica, estereotipos negativos sobre la vejez y normas culturales.

El maltrato hacia las personas mayores puede adoptar diversas formas y se clasifica en cinco tipos:

  1. Maltrato físico (actos que causen dolor físico y lesiones).
  2. Maltrato psicológico (tiene como objetivo causar dolor o daño emocional).
  3. Abuso sexual (contacto físico y sexual de cualquier tipo no consensuado).
  4. Abuso económico o explotación financiera (apropiación indebida del dinero o la propiedad).
  5. Negligencia o falla de un cuidador designado a satisfacer las necesidades de una persona mayor que vive con dependencia.
  6. Abandono (falta de cuidados o desamparo total que pone en peligro la salud o la vida).

Medidas para evitar el maltrato a personas mayores

Existen algunas medidas que se pueden tomar para evitar el maltrato hacia las personas mayores, en especial hacia quienes viven con demencia:

  • Promover la participación de las personas mayores en la sociedad con actividades destinadas a la convivencia y puedan compartir sus experiencias.
  • Eliminar el lenguaje estigmatizante, evitando expresiones erróneas como “incapaz”, “senil” o “discapacitado”.
  • Promover un cuidado adecuado en donde la atención sea centrada en la persona y se cuiden aspectos personales como la alimentación, vestido, higiene, entre otros.
  • Promover su autonomía dando importancia a la toma de decisiones individuales.
  • Adecuar el ambiente y generar entornos más saludables, accesibles y cómodos que le permitan a las personas establecer interacciones sin barreras arquitectónicas.
  • Cuidar al cuidador con apoyo físico y soporte emocional ya sea ámbito familiar o de manera profesional que permita disminuir la sensación de sobrecarga y estrés.

Es responsabilidad de todos identificar este problema para prevenirlo y erradicarlo.

Autora

Lic. Joseline Anarosa Valle Tapia

Licenciada en Gerontología con especialidad en Procesos Cognitivos por la Universidad de Guadalajara.

1 comentario en “Abuso y Maltrato en la Vejez”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba