Vivir las fiestas con la demencia como invitada

En diciembre suelen reunirse muchas emociones, como el amor y la gratitud, pero también podemos sentir frustración, melancolía o miedo, más aún cuando un familiar es diagnosticado con algún tipo de demencia.

Antes de iniciar las fiestas es importante identificar en lo personal y como familia qué estamos sintiendo: ¿Siento emoción por reunir a la familia? ¿Siento coraje porque recibí poca ayuda para cuidar de mi familiar? O ¿Tengo miedo por lo que viene? Reflexionar sobre esto nos permite abrir una puerta a lo que necesita ser cambiado o mejorado.

Dicen que en esta época todos intentamos ser buenas personas, por ello es una buena oportunidad para hablar de lo que hemos callado y así fortalecer nuestros lazos para formar una red de apoyo. Cuestiónense qué es lo que ha estado ocurriendo y hacia dónde lo queremos redirigir.

En este blog encontrarás algunas recomendaciones para aprovechar las fiestas y construir aquello que tu familiar que vive con demencia y su cuidadora necesitan de toda la familia para construir un estilo de cuidado sano, tener calidad de vida, y de paso disfrutar las fiestas.

La demencia no es tu enemiga para vencer

Como todas las enfermedades sin cura, con la demencia hay días malos, peores y otros bellos, pero enfocarse en la enfermedad o querer eliminarla es contraproducente. Si aprenden de ella fortalecerán a quien la vive y a la familia. Analicen lo siguiente en familia:

1. ¿Qué necesita mi familiar para estar estable? Terapias, medicinas, acompañamiento, alimentación específica, etc.

2. ¿Qué requiero yo como cuidadora? Capacitación, recursos económicos, descanso, apoyo de mi familia, hablar con alguien… Lo que tú necesites es PRIMORDIAL para tu bienestar y el de tu familiar.

3. ¿Qué le hace falta a la familia para integrarse al cuidado? Si no se lo han preguntado abiertamente, es momento de hacerlo. Compartir la responsabilidad nos enfrenta a nosotros mismos, pero es necesario.

4. Ya sé que necesita mi familiar para estar estable, ahora ¿Qué necesita para ser feliz o disfrutar más? Solemos creer que quienes viven con demencia “ya no están ahí”, y olvidamos que, aunque su forma en la que se relacionaban con nosotros se va, su esencia prevalece en lo que le gusta y lo que no, su comida y música favorita… Es tarea de la familia apoyarles a reconectar con esa esencia que todos tenemos y que todos merecemos cuidar hasta el final.

Si te enfocas en tu familiar en lugar de la demencia, recuperarán cercanía y conexión. No estás leyendo esto porque te interesen las demencias, sino porque es tu papá, tu mamá, tu pareja, tu hermana(o)… Por ello este blog es  por ti que mereces vivir mejor y por tu familia  que nos interesa.

El invierno puede afectar la salud, protéjanse

El cambio de temperatura suele traer enfermedades respiratorias, principalmente a grupos vulnerables, como embarazadas y personas mayores, pero también a personas que por estrés o desgaste físico tienen un sistema inmunológico “frágil”. Debemos prevenirlas para evitar complicaciones.

Prepara a las visitas y a tu familiar que vive con demencia

Si vas a recibir visitas deben considerar que la rutina para una persona que vive con demencia es vital. En las fiestas solemos olvidar o ignorar las terapias y cuidados que estabilizan a nuestro familiar, lo cual disminuirá su nivel de salud. Te sugerimos que:

a). Las visitas deben adaptarse a la rutina y hábitos en casa. Esto facilitará la convivencia con la persona durante las fiestas y después podrá regresar más fácilmente a la normalidad, sin decaimientos emocionales o conductas graves.

b). Si la persona tiene terapias deben continuar. Es normal que queremos vacaciones, pero suspender las terapias puede empeorar su salud. Sostenlas lo más posible.

c). Adapten las fiestas a una convivencia incluyente. Muchas personas que viven con demencia pueden tener problemas para seguir una conversación. Esto no significa que le aíslen, al contrario, deben integrarle, pero sin abrumarle con muchas voces, ruido, música fuerte o luces. Llévale a descansos por ratos, si está de buen humor y descansado seguro todos disfrutarán de una velada agradable.

Promueve la corresponsabilidad familiar

Te mereces disfrutar las fiestas también, por eso deben lograr un reparto del cuidado más justo. Nosotros buscamos fortalecer a las y los cuidadores con nuestro Programa de Cuidados en Casa para cuidar y hacerse escuchar de forma asertiva, pues toda la familia debe aprender a cuidar.

Esperamos que estas fiestas tomes las precauciones necesarias y les deseamos una feliz temporada, pero, si por ahora no lo es tanto, deseamos para ti y tu familia, fuerza, paz y unión para salir delante de esto. Estamos para acompañarles.

Mtra. Tania Gálvez Alvarez
Licenciada en Psicología con maestría Gerontología. Psicogerontóloga y Coordinadora operativa en Plenitud y Demencias A.C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Ir arriba