Lo que no es normal en una Persona Mayor (o Síndromes geriátricos)

Los síndromes geriátricos son cuadros clínicos que se presentan con alta incidencia en la vejez y que influyen directamente en la autonomía y calidad de vida de la persona.

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología define los síndromes geriátricos como un conjunto de síntomas habitualmente originados por la interacción de enfermedades de alta prevalencia en personas mayores, y que originan incapacidad funcional o social.

Comparten muchos factores de riesgo e incluso pueden causar otros síndromes, es decir, la persona puede llegar a presentar dos o más síndromes a la vez, lo que pone en riesgo su capacidad física, mental y funcional.

Los Gigantes de la Geriatría

Este tipo de afecciones, conocidas como Los Gigantes de la Geriatría, se caracterizan por:

  • Presentarse a partir de los 65 años, pero incrementa el riesgo luego de los 80 años.
  • Provocar un deterioro significativo en la calidad de vida de las personas.
  • Implicar mayor dependencia y asistencia.
  • En la mayoría de los casos pueden prevenirse si se diagnostican a tiempo.

Hay 5 síndromes considerados los más importantes y de mayor prevalencia en la persona mayor.

Inestabilidad y Caídas

Las caídas son la causa principal de muerte en personas mayores de 65 años. Las caídas y la inestabilidad pueden provocar lesiones y fracturas lo que se transforma en limitaciones funcionales y síndrome post caída. Entre las causas más frecuentes se encuentran la debilidad muscular, alteraciones de la marcha y deterioro en las habilidades físicas y mentales.

Inmovilidad

Es la incapacidad de desplazarse de forma autónoma a causa de problemas físicos, funcionales, neurocognitivos y psicosociales. Cerca de un 20% de las personas mayores de 65 años se ven afectadas por dificultades relacionadas a la movilidad y este porcentaje aumenta a 50% a partir de los 75 años de edad.

Entre las causas que pueden originar esta condición se encuentran las enfermedades osteoarticulares, fracturas, cardiovasculares, neurodegenerativas, depresión, ansiedad y complicaciones físicas.

Deterioro Cognitivo

Es uno de los síndromes más comunes y de mayor gravedad pues implica una reducción temporal o crónica de las funciones mentales, como la comprensión, la atención y la memoria. Algunas causas que originan éste síndrome se encuentran las infecciones urinarias, las enfermedades cardiovasculares, la inmovilidad, el consumo de algunos fármacos, enfermedades neurodegenerativas, entre otros.

Fragilidad

Se trata de una disminución a nivel fisiológico que genera vulnerabilidad, pérdida de resistencia y mayor riesgo de incapacidad. Existen dos causas principales que desarrollan éste síndrome: la pérdida de masa muscular (sarcopenia) y la pérdida de masa ósea (osteopenia).

Incontinencia Urinaria

Es la pérdida involuntaria de orina que implica un problema higiénico y social. Dentro de las consecuencias de éste síndrome se encuentran las infecciones urinarias, úlceras cutáneas, problemas de autoestima, caídas, entre otros.

Entre las causas que originan la incontinencia se destaca: el consumo de medicamentos diuréticos, anticolinérgicos, antidepresivos, antipsicóticos y analgésicos.

Es importante detectar a tiempo los factores de riesgo para prevenir o retrasar la aparición de los síndromes geriátricos.

Con la Valoración Gerontológica podemos determinar el estado de salud en el que se encuentra una Persona Mayor, si presenta o no  alguna de éstas condiciones, y así atenderlas lo más pronto posible.

Lic. Joseline Anarosa Valle Tapia
Licenciada en Gerontología con especialidad en Procesos Cognitivos. Gerontóloga en Plenitud y Demencias A.C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Ir arriba