Tu familiar que vive con demencia necesita Terapia de Activación Física

La demencia es un síndrome que implica el deterioro de la memoria, el intelecto, el comportamiento y la capacidad para realizar actividades de la vida diaria.

La demencia no es un comportamiento inevitable del envejecimiento, por lo que sus síntomas o efectos no son los mismos que los de un proceso de envejecimiento natural.

Tamcoco es universal, pues afecta a cada persona de manera diferente. Sus síntomas se pueden categorizar en tres etapas:

  1. Etapa temprana: Suele pasar desapercibida debido a que su inicio es paulatino; tendencia al olvido, desorientación en tiempo y espacio.
  2. Etapa intermedia: Síntomas más evidentes y limitantes; Olvidos de acontecimientos recientes y nombres de personas, dificultad para comunicarse, necesidad de ayuda con el aseo y cuidado personal, cambios de comportamiento.
  3. Etapa tardía: La dependencia e inactividad son casi totales, presentan: gran desorientación en tiempo y espacio, dificultad para reconocer familiares y amigos, mayor necesidad en la ayuda del cuidado personal, dificultades para caminar, alteraciones del comportamiento como exacerbación y/o agresión.

Tratamientos

Las formas de demencia son múltiples y diversas, es importante diagnosticarla precozmente para posibilitar un tratamiento prematuro y óptimo.

No hay ningún tratamiento que pueda curar la demencia o revertir su evolución, sin embargo, existen numerosas intervenciones no farmacológicas que pueden mejorar la vida de personas con demencia, sus cuidadores y familia, como:

  • Terapia ocupacional.
  • Terapia de estimulación cognitiva.
  • Terapia de activación física.

¿Qué es la terapia de activación física?

La activación física adaptada o “terapia de activación física”, es una terapia no farmacológica que consiste en una rutina de ejercicios y actividades ajustadas a las necesidades de cada persona con la finalidad de mantener y mejorar sus capacidades funcionales buscando conservar su autonomía.

La terapia de activación física, a partir de una valoración inicial, puede implementarse desde la prevención o rehabilitación del declive funcional.

¿Por qué mi familiar necesita una terapia de activación física?

La actividad física puede ser un método preventivo para enlentecer el deterioro cognitivo a lo largo de la vida. También influye en la calidad de vida de las personas ayudando a mantener una constante estimulación física y cognitiva. Tiene diversos beneficios como:

  • Mantener y mejorar capacidades funcionales.
  • Reduce riesgo de caídas.
  • Mejora bienestar psicológico.
  • Reduce estrés, ansiedad y depresión.
  • Favorece relaciones sociales.

Si tu familiar aún no lleva una Terapia de Activación Física, ¡En Plenitud y Demencias podemos ayudarte! Envíanos un Whatsapp haciendo clic en el botón de abajo:

Lic. Karina Guadalupe Hernández Carmona

Licenciada en Gerontología con especialidad en rehabilitación física. Terapeuta de activación física y ocupacional en Plenitud y Demencias A.C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Ir arriba