¿Mi casa es segura para mi familiar que vive con demencia?

Es importante adecuar los espacios en casa cuando recibimos o cuidamos de un familiar que vive con demencia

A medida que envejecemos vivimos cambios a nivel biológico, psicológico y social a los que nos adaptamos paulatinamente. Sin embargo, existen condiciones de salud-enfermedad que van a requerir adaptaciones más específicas.

Tal es el caso de las demencias, como ejemplo la del tipo Alzheimer; que, como parte de los cambios propios de la enfermedad, se presentan alteraciones en la percepción, movilidad, habilidad visoespacial y viso-constructiva (Capacidad para dimensionar un objeto en un espacio determinado), entre otras. 

En ese sentido, es importante hacer las modificaciones adecuadas a la vivienda, pero, en especial, a los espacios en los que se desenvuelve quien vive con demencia, como la persona cuidadora.

De esto dependerá el nivel de autonomía de nuestro familiar para realizar sus actividades diarias, lo cual repercute en su estado anímico y calidad de vida, pero también en la carga de cuidados por el apoyo y asistencia que requiera.

Recomendaciones para tu hogar

Te compartimos algunas recomendaciones que te ayudarán a adecuar los espacios en tu casa, para mantener más seguro y activo a tu familiar:

  • Contar con espacios libres de objetos como alfombras o muebles que obstaculicen la marcha o que puedan ocasionar golpes y caídas.
  • Puertas amplias de tal forma que pueda entrar con facilidad una silla de ruedas u otro auxiliar de la marcha.
  • Colocar tiras antiderrapantes en piso y escaleras o retirarlas si representan un riesgo para la persona. 
  • Mantener los espacios ventilados e iluminados.
  • De ser posible, que el dormitorio esté en la planta baja para evitar subir y bajar escaleras y que esto represente un riesgo de accidentes.
  • La cama debe estar de acuerdo a la estatura de la persona para evitar caídas a la hora de acostarse o levantarse de esta.
  • Reducir estimulación innecesaria o que pueda provocar confusión (por ejemplo, percheros).
  • Poner a la vista objetos y fotografías que favorezcan la familiaridad de las personas con su entorno y que le resulte familiar.
  • Retirar el fácil acceso a medicamentos y objetos punzocortantes.
  • Uso de aditamentos como soportes, silla de baño y/o agarraderas de sostenimiento para la seguridad de las personas en baño, salas, pasillos etc.

Aprende todo lo necesario para mantener seguro y activo a tu familiar dependiente con el Programa de Cuidados en Casa. 

¡Más información haciendo clic aquí!

Yolanda Jazmín Regín Tovar
Licenciada en Gerontología. Terapeuta Cognitivo y colaboradora en Plenitud y Alzheimer A.C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Ir arriba