Si cuido de una persona mayor dependiente ¿Necesito redes de apoyo?

Hacerse cargo de un familiar o paciente que requiere cuidados constantes implica una demanda de tiempo, dinero y esfuerzo diario, lo cual puede afectar la salud física y psicosocial del cuidador primario.

En este sentido, la vida de la persona cuidadora cambia como consecuencia de la demanda de adaptación requerida, la cual exige reorganizar la vida familiar, laboral y social en función de las necesidades de la persona que recibe los cuidados y el progreso de su enfermedad. 

Adult Daughter Comforting Mother Suffering With Dementia

Por lo anterior, quien cuida se vuelve más propensa a desarrollar sobrecarga, especialmente cuando no cuentan con apoyos (familiares, económicos o institucionales) que les permitan desarrollar la labor de cuidado en  condiciones favorables que permitan cuidar y cuidarse.

En este sentido, el apoyo social se define como «Proceso a través del cual los recursos de la estructura social ayudan a satisfacer necesidades en situaciones cotidianas o de crisis». Mientras que las redes de apoyo social son un «Conjunto de relaciones que integran a una persona con su entorno social, o con personas con las que establecen vínculos solidarios y de comunicación para resolver necesidades específicas».

Autocuidado

Por lo tanto, debido a las consecuencias que el cuidado en solitario puede ocasionar en quien lo practica, es importante comenzar a tomar acciones como las siguientes: 

  • Aprender a delegar.
  • Programar su vida.
  • Dejar espacios de ocio y libertad y ¡respetarles!
  • Su tesoro es su tiempo.
  • Su tiempo es su salud.
  • Solicite ayuda de sus familiares.
  • Solicite ayuda de profesionales.
  • Solicite ayuda de amigos y voluntarios.
  • Solicite ayuda de instituciones.

Redes de apoyo

Una vez que empieces a tejer tus redes de apoyo puede seguir algunas de estas recomendaciones para potenciar su funcionamiento:

  • Fomentar actividades de participación, socialización y recreación en su entorno.
  • Fortalecer las redes de apoyo comunitarias.
  • Identificar casas de día y centros comunitarios que brinden servicios.
  • Identificar grupos de apoyo para familiares y personas cuidadoras.
  • Como familiares identificar cursos de capacitación para personas cuidadoras.

¿Te gustaría aprender a tejer tus propias redes de apoyo para el cuidado? Inscríbete al Programa virtual de Cuidados en Casa y transforma tus formas de cuidado y autocuidado.

¡Más información con un clic aquí!

Mtra. Perla García Espinosa​
Licenciada en Nutrición y Maestra en Nutrición Humana. Nutrióloga en Plenitud y Demencias A.C.​

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.